• ¿La fibra ayuda a reducir el colesterol?

    Cuando nuestra dieta es baja en fibra, el 94% del colesterol es absorbido por nuestro cuerpo, según la AHA –American Heart Association–, por lo que incluir este alimento en tu dieta diaria puede ayudarte a disminuir hasta un 10% tus niveles de colesterol en sangre.

    La fibra está formada por partes comestibles de plantas que nuestro intestino delgado es incapaz de digerir o absorber y que llegan intactas al intestino grueso.  

    Este alimento tiene un efecto fisiológico positivo en nuestro cuerpo y ayuda en las enfermedades relacionadas con el corazón como el colesterol elevado. Cabe destacar que existen dos tipos de fibras: solubles e insolubles.

    La fibra soluble estimula el tránsito intestinal, favoreciendo la evacuación. Ésta la podemos encontrar en el salvado de trigo, los cereales integrales y vegetales.

    Por su parte, la fibra insoluble contribuye a reducir los niveles de colesterol en sangre porque evita la absorción de grasas saturadas y colesterol en el intestino. La fibra insoluble no se digiere, sino que se expulsa directamente del organismo. En su camino por el intestino, va arrastrando diversas sustancias, entre ellas el colesterol, lo que hace que nuestro cuerpo no absorba tanto colesterol y, por tanto, se reduzcan los niveles de colesterol en sangre. Esta fibra la podemos encontrar en frutas, verduras, legumbres, avena y cebada.

    Si bien la fibra insoluble disminuye el colesterol total y el LDL (malo), la soluble no disminuye las cifras de colesterol de las HDL (bueno) ni los triglicéridos.

     

    ¿Cómo añadir fibra a nuestra dieta?

    • Empieza el día desayunando cereales de avena o salvado de avena.
    • Come las frutas enteras en vez de en zumo, ya que, por ejemplo, una naranja tiene 6 veces más fibra que un vasa de zumo de naranja.
    • Añade legumbres a tus ensaladas, como alubias, lentejas o garbanzos.